Libros para segundo grado

el sapo mas lindo

El sapo más lindo, de Ricardo Mariño

Cuentos divertidísimos y breves sobre temas que van desde un encuentro entre extraterrestres para concertar un partido de fútbol hasta una guerra muy particular. Tampoco faltan personajes extravagantes como el detective Frass Kito y Lasik Borman, el sapo más lindo del mundo.

 

locosmos

Recuerdo de Locosmos, de Ricardo Mariño

El protagonista de esta disparatada historia es el sereno de una planta de gas. Una explosión lo transporta a Locosmos, planeta donde convive con sus singulares habitantes durante varios meses. De regreso a la Tierra, encara la escritura de un manual donde describe los diferentes aspectos de ese mundo desopilante, desde la fauna y la geografía hasta los programas de radio y televisión. Ríos voladores, radios que transmiten olores, extraños deportes y todo sobre industria, forma de gobierno y vida cotidiana en este planeta iluminado por cinco soles.

 

cuento capricho todo

Cuento con carpincho y todo, de Liliana Cinetto

A Luciana siempre le pasan cosas extrañas, insólitas o un poco locas... de esas sin explicación. Pero que un carpincho se instale a vivir en su casa y que nadie de su familia lo vea, ya es rarísimo. Sólo Manuel, el chico que le gusta, podrá ayudarla a resolver el misterio que ni su tía Palmira ni el sodero han podido desentrañar. Y así, Luciana, finalmente, logrará escribir el cuento por encargo.

 

tesoro ultimo dragon

El tesoro del último dragón, de Liliana Cinetto

Un domingo por la mañana, el último dragón detiene su vuelo en una esquina de Buenos Aires. Los vecinos del barrio se reúnen a su alrededor para enfrentar, con original sentido del humor, las desopilantes situaciones que los llevarán a preguntarse: ¿qué fue a hacer allí el último dragón?

 

canciones para mirar

Canciones para mirar, de María Elena Walsh

Esta obra presenta una serie de cuadros musicales hilvanados por monólogos o pequeños pasos de comedia a cargo de dos personajes: Agapito y la Señora de Morón Danga. Con un fuerte espíritu transgresor, Canciones para Mirar revolucionó el mundo del teatro para niños. El lenguaje disparatado, los diálogos absurdos, pero también las canciones que recuperan nuestro folclore dan lugar a una pieza que se convirtió en un clásico de la dramaturgia y la poesía argentinas.

 

ana furiosa

Ana está furiosa, de Christine Nöstlinger

Ana es una niña con un gran problema: se enfada por todo. Cualquier cosa la pone furiosa. Aunque todos intentan ayudarla, ella no lo acepta y se pone aún más agresiva con quien lo intenta. Ella también se da cuenta de su comportamiento y quiere cambiar. Pero no lo consigue. Su abuelo le compra un tambor. Cuando está enfadada, lo toca y el enfado se le pasa. Así logra vencer su problema. Ana ya no se enfada tanto y todos quieren ser sus amigos y desean que toque el tambor.

 

lucas perdio la a

A Lucas se le perdió la A, de Silvia Schujer

Se llama Lucas y aquí está otra vez. Con la cabeza llena de rulos, pero con un hermano. Simón acaba de nacer y la vida de Lucas no para de cambiar. Primero porque ya no es el único chico de la casa. Segundo porque se ha convertido en el hermano mayor (que no es lo mismo que ser un mayor). Y tercero, por que le dan más seguido que nunca unos terribles ataques en que todo se le pierde, hasta las letras de su nombre.

 

cuello duro

Cuello duro, de Elsa Bornemann

Cuenta la historia de una jirafa que sufre una enfermedad llamada "cuello duro". La doctora vaca trata de curarla, pero se da cuenta que sola no puede y pide ayuda a los animalitos del bosque.

 

sombrero juan

Bajo el sombrero de Juan, de Ema Wolf

Nadie en Sansemillas fabricaba los sombreros como Juan. Los más empinados, los más vivos, los más galantes, sombreros salían de sus manos. Sombreros de copa, de medio queso, redondos, triangulares, de fieltro, para días nublados, para noches de luna, amarillos, violetas y hasta sombreros grises para saludar que, sin ninguna rareza, también los fabricaba Juan.

 

maru distraida

Maru, la distraída, de Margarita Eggers

María Eugenia es una chica simpática y buena. Pero tiene un problema: es muy, pero muy distraída. La mamá de Maru, (porque todos le dicen Maru), trabaja en una oficina y le deja siempre mensajes en la heladera para que no se olvide de las cosas que tiene que hacer.

 

email abuela

Un e-mail para la abuela, de María Inés Falconi

Debido a un contratiempo de la actualidad, Romina le debe enseñar a enviar un e-mail a su abuela.

 

pulgas

Pulgas, de Ema Wolf

Un cuento de pelos y otro de pulgas. En el primero, un tónico capilar caído casualmente al río vuelve melenudos a todos los peces, que se habitúan tanto a su nueva modalidad que lamentan cuando otra casualidad llega a solucionar el problema. El de las pulgas corre por cuenta de dos gatos muy ingleses que se cuentan sus achaques.

 

una luna laguna

Una luna junto a la laguna, de Adela Basch

La rana, el gato y la paloma creen que ya aprendieron todo lo que necesitan saber acerca de las cosas del mundo; por ejemplo, a distinguir una mosca de una mariposa, el color del cielo y el del pasto, la forma de la luna. Un día de verano se encuentran cerca de la laguna, y cuando quieren explicar la forma que tiene la luna, comienzan a discutir. Durante el tiempo en que intercambian ideas, la luna aparece muchas veces: “Ahí está la luna. Mirala bien, porque hay solo una”. Y, luego de observarla durante un mes, concluyen que “la luna es rara, es una sola, pero tiene distintas caras”.