Salida educativa 3° grado | NP

CIRCUITO VIVIENDAS

“Que el niño piense haciendo y haga pensando.”- Elise Freinet

Realizar una salida educativa implica modificar la cotidianidad, atender la fuerte carga emocional que se produce tanto en las alumnas como en los adultos participantes, sean maestros, guías, directivos o padres...

...pero es valiosa ya que le da a las alumnas la posibilidad de ubicarse en otros espacios, con otra infraestructura, recibir información de forma activa, motivadora, atractiva, participativa, significativa. Estimula la curiosidad y el deseo de indagar; de percibir y analizar sobre el terreno aquello que está aprendiendo a nivel teórico en el aula.

La salida es una herramienta pedagógica, un espacio lúdico de aprendizaje, un disfrute del entorno natural y urbano, que permite la integración e interrelación de materias curriculares, de transformar situaciones que facilitan la enseñanza de contenidos seleccionados.

En el marco del eje curricular Vivir en la Ciudad de Buenos Aires, que sugiere la identificación de lugares emblemáticos de la ciudad y el reconocimiento de las razones por las cuales ciertos lugares lo son más que otros, el equipo docente de Tercer grado, propuso realizar la actividad que ofrece la empresa Aprenditur para recorrer los barrios de La Boca, San Telmo y Puerto Madero, donde se puede apreciar el contraste de zonas antiguas con las recientemente construidas, el tipo y la calidad de las viviendas, las actividades que realizan los habitantes de cada una, los transportes, los servicios y el pasado y presente de nuestra ciudad.

Las alumnas disfrutaron mucho el recorrido propuesto, ya que, muchas de ellas nunca habían visitado el barrio de La Boca o San Telmo. Captó su  atención, principalmente, el colorido de Caminito en La Boca, la construcción de chapa de las casas, las ‘casas chorizos’ y los conventillos. Se mostraron sorprendidas por las esculturas  y pinturas que hay allí y la historia del pintor Benito Quinquela Martín. Al observar el Riachuelo, no podían creer que no fuera tan profundo y que esté aún tan contaminado.

Luego, al caminar por el Puente de la Mujer, pudieron apreciar la modernidad de Puerto Madero, el reciclado de ciertos edificios que formaban parte del puerto de Buenos Aires y el contraste con los barrios anteriormente visitados.

En todo momento estuvieron muy concentradas y atentas  a la guía, y las preguntas que realizaron siempre fueron muy pertinentes al tema que se estaba hablando. Lo que destaca la importancia del descubrimiento guiado, puesto que el niño cuando observa, ve únicamente lo que ya sabe.