Congregación de Jesús María

La Congregación de Religiosas de Jesús María fue fundada en Lyon, Francia, en octubre de 1818, por Claudina Thévenet, Madre María de San Ignacio, con la finalidad de “hacer conocer y amar a Jesús y a María por la educación cristiana en todos los ambientes sociales, con la preferencia que su fundadora tenía por los jóvenes, y entre ellos los pobres.

Sus Constituciones fueron aceptadas por Pio IX el 31 de diciembre de 1847.

Para este propósito las religiosas cuentan con 1.187 miembros, con 170 comunidades en numerosos países del mundo. Su obra comprende jardines de infantes, escuelas primarias, colegios secundarios, residencias, casas-hogar, centros de educación del tiempo libre, catequesis, animación litúrgica, movimientos juveniles, pastoral familiar, animación de casas de oración, promoción de adultos, trabajo en dispensarios y centros para personas con necesidades especiales.

La actual Superiora General de la Congregación, con sede en Roma, es la Hna. Mónica Joseph rjm.

Las primeras Religiosas de Jesús María llegaron a la Argentina el 25 de septiembre de 1912 y se establecieron inicialmente en la Ciudad de Buenos Aires y desde allí su obra se expande a varias provincias y a la República Oriental de Uruguay.

Actualmente la Congregación se prepara a nivel mundial para festejar sus 200 años de vida bajo el lema: ”En camino con Claudina, mujer de fe, de perdón, de comunión”.

JM Argentina-Uruguay

JM General

Otras provincias


Casa Provincial

Talcahuano 1260 (1014) - Buenos Aires - ARGENTINA
tel. (011) 5239-3066 int 228
fax. (011) 2538-1613
correo electrónico: provinciajm@gmail.com

Nuestra fundadora

Santa Claudina Thévenet

Claudina Thévenèt nace en Lyon en 1774, en una familia de comerciantes en seda. Es la segunda de siete hijos.

Claudina tiene 19 años cuando el 5 de enero de 1794, presencia el cruel ajusticiamiento de sus hermanos y a pesar de su profundo dolor, tal como ellos se lo habían pedido, perdona y calla.

Conmovida por las miserias producidas por la Revolución decide transformar su experiencia de perdón en una actitud efectiva hacia los demás y funda la “Providencia” apoyada por sus jóvenes compañeras de la Asociación de los Sagrados Corazones.

El Padre Coindre, asesor espiritual de la Asociación, señala entonces a Claudina como responsable del grupo para realizar esta misión, y le dice: "Dios te ha elegido, responde a su llamada". La respuesta de Claudina da origen a la Congregación de las Religiosas de Jesús María.

Mientras la Providencia se sostiene a partir de los trabajos realizados en los telares, en 1821 se abre un pensionado para educar a hijas de familias acomodadas.

Se van perfilando los rasgos de una pedagogía centrada en la formación de la juventud. Claudina sabe muy bien qué mujeres quiere formar para transformar la sociedad francesa. Quiere mujeres de fe viva y para ello les da una buena instrucción religiosa, capaces de ganarse honradamente la vida, de allí que despierte en ellas el sentido del trabajo bien hecho, mujeres capaces de formar hogares felices por entregarse desinteresada a los demás, por eso su proyecto educativo está centrado en valores: fe en Dios y en las personas, colaboración, responsabilidad, gratitud, gratuidad... Claudina propone como medio para poner en práctica su pedagogía de la prevención, basada en el seguimiento personalizado de cada niña.

El 3 de febrero de 1837 muere Claudina dejándonos como legado la profunda convicción de que la educación debe ser instrumento de cambio social que sirva para construir un mundo más justo y mejor.

Hoy las experiencias de vida de Claudina y la fuerza de su carisma están presentes en todos los continentes.